Tom Izzo rueda con sus mejores jugadores y el equipo del estado de Michigan no lo defraudan

Nick Ward levantó las manos, incrédulo, preguntándose qué pasaría. Miles Bridges preguntó en voz alta a nadie en particular: “Wow, Nick, ¿hablas en serio?”

Tom Izzo? Simplemente enterró la cabeza en sus manos y probablemente se preguntó dónde estaba la salida más cercana. Más tarde diría que estaba literalmente demasiado enojado con su primer hombre de primer año para incluso proporcionar instrucción.

Todo esto tuvo lugar dos segundos en el juego.

Ward fue silbado por una falta en el partido de apertura de Michigan State 2017 NCAA Tournament. Los novatos de Izzo se preocupaban tanto por toda la semana que le acariciaban el cabello antes incluso de que alguien considerara romper un sudor.

Sin embargo, las cosas mejoraron.

“Por eso vinimos al estado de Michigan”, dijo Bridges. “Por eso vine aquí.”

El viernes por la noche en Tulsa, Izzo cabalgó con sus mejores jugadores.

Y sus mejores jugadores – cuatro estudiantes de primer año con tanta promesa, tanto jugo y, ahora, tanta confianza – no lo decepcionaron.

Los novatos del estado de Michigan – Ward, Bridges, Cassius Winston y Joshua Langford – jugaron con nervios el viernes por la noche. La falta de pelota de salto de Ward – algo que básicamente nunca sucede – lanzó una llave en las cosas temprano. Pero Izzo se quedó con sus hijos porque, francamente, no tenía elección. Y lo hicieron quedar bien al caer en 57 de los 78 puntos del equipo en una victoria de 20 puntos sobre Miami en la primera ronda del Torneo NCAA.

Durante toda la semana habló sobre cómo era ahora o nunca para estos tipos. Si la defensa de la pantalla de pelota de Ward no mejoraba, Michigan State se iba a casa. Si Winston no podía mantener a un oponente frente a él, iban a casa. Si Langford desapareció durante largos períodos sin dar un esfuerzo consistente en ambos extremos, se fueron a casa.

Si nadie estaba allí para ayudar a Bridges – que es una estrella legítima en este punto – que iban a casa.

Nadie físicamente se acercó a Izzo y le dijo “no te preocupes entrenador, tenemos esto.” De acuerdo con Bridges, usted no quiere entrar en ese tipo de discusiones con Izzo durante un juego porque “sería sólo un argumento sin parar”.

En su lugar, sólo le mostraron.

“El entrenador se trata de andar todo y no hablar”, agregó Bridges. “Así que dejamos que nuestro juego hable.”

Los primeros ocho minutos del partido del viernes por la noche fueron un desastre para los espartanos. No podían dejar de dar la vuelta a la pelota. Ward fue sacudido después de su falta de dos segundos – algo que Izzo dijo que era probablemente un “récord norteamericano”. MSU no pudo averiguar la zona de 2-3 en Miami. Nada funcionó.

Entonces, de repente, lo hizo.

En lugar de arrancar a los estudiantes de primer año del piso, Izzo rodó con ellos. Era el paseo o muere el tiempo en Tulsa y los Spartans están montando encendido.

“Vi a muchos muchachos crecer”, dijo Izzo. “Estaba demasiado enfadado con Nick para conducir allí por un minuto, pero ya sabes lo que él no hizo una mueca.

“El tipo de propiedad de un poco.”

Ward sí lo tenía. Y no lo repitió. Incluso cuando las cosas estaban agrietadas, la defensa del poste de Ward era de primera clase. Movió los pies, no estaba alcanzando. Sus brazos eran verticales. Estaba defendiendo la pelota sin perderse y sin ensuciar. Izzo le permitió jugar a través de la carretera inicial bump en lugar de inmediatamente lo arrancan del juego a favor del veterano Kenny Goins.

El hombre de primer año de Ohio tomó nota y se asentó en lo que resultó ser un día dominante de 19 puntos, 7 ronda (en 8 de 9 tiro) en 26 minutos de acción.

“Él mostró mucha confianza en mí”, dijo Ward. “Tenemos una gran relación”.

Cuando él no está en un problema de foul de todos modos.

No era sólo Ward, sin embargo.

Izzo optó por quedarse con Winston en el punto en la primera mitad y la habilidad del nativo de Detroit para controlar el ritmo del juego con su drible, encontrar compañeros de equipo abierto y penetrar en su propio kick-started lo que resultó ser un cierre de 30-8 A la primera mitad.

Langford jugó su mejor juego en probablemente un mes. Buscó su tiro, lanzó dos tiros de tres puntas, estuvo activo en la defensa e incluso esquió para un rebote y un putback de tamaño de hombre a principios de la segunda mitad – una jugada que esencialmente ayudó a iniciar una mini-carrera que cerró la puerta en cualquier Potencial retorno de Miami.

Para los estudiantes de primer año de East Lansing, los pañales se han ido. Bridges dice que de todos modos ya no son novatos. Él cree que son básicamente estudiantes de segundo año.

Eran jugadores de baloncesto el viernes por la noche.

Jugadores de baloncesto que todavía están bailando.

“He tenido un montón de buenos equipos, he tenido un montón de grandes chicos”, dijo Izzo. “Nunca, nunca y los entrenadores dicen que este tenía un equipo que se ha pegado como estos tipos”.