Supercopa: arranca el curso con el torneo de los campeones

Después de cuatro ediciones en la década de los ochenta, la Supercopa desa­pareció del mapa hasta 2004, cuando volvió para ofrecer un trofeo en la apertura del curso. El Barça domina el palmarés con seis títulos, seguido por el Baskonia y por el Madrid con cuatro. Ninguno de los dos primeros está en la cita de Gran Canaria porque no se ganaron la plaza la temporada pasada.

A la Supercopa va el campeón de Liga, el de Copa, el mejor club español en Europa el año anterior y el organizador. Pues bien, esta vez se medirán por primera vez cuatro vigentes campeones. Algo sin precedentes en nuestro baloncesto, que viene de la temporada más reñida que se recuerda en el reparto de éxitos. Cada uno de los trofeos nacionales lo ganó un equipo distinto: el Valencia, la Liga; el Madrid, la Copa; y el Gran Canaria, la Supercopa. En Europa, otros dos clubes ACB diferentes se llevaron dos de las tres competiciones en liza: el Unicaja, la ­Eurocup y el Iberostar Tenerife, la Champions FIBA. De esos cinco triunfadores, cuatro están hoy en Gran Canaria para pelear por la Supercopa, convertido en un verdadero torneo de campeones. Y de medallistas, porque habrá siete jugadores de los que subieron al podio en el Eurobasket con Eslovenia, Serbia y España.

El telón se alza con picante: Valencia-Unicaja. Y continúa con el anfitrión, el Herbalife Gran Canaria (3-1 en pretemporada), frente al Real Madrid (3-2).

Doncic, duda.

Los blancos tienen la duda de Doncic, que se hizo un esguince en la final del Europeo, y el descarte de Maciulis. Se estrenará de blanco Kuzmic, y Causeur lo hará en partido oficial. Campazzo, una de las claves en el devenir madridista, coge los mandos sin Llull y con Doncic tocado. Al tiempo que Thompkins gana protagonismo. En el Granca, seis novedades, incluida la vuelta de un DJ Seeley muy acoplado y los fichajes de Mekel, Eriksson y Balvin. Más la continuidad ilusionante de Pasecniks, futura torre NBA. Hay jugadores, a ver los equipos.