La guerra sigue: no hay árbitros de Euroliga en el Eurobasket

“La línea entre ganar y perder un partido decisivo es muy delgada. Es un detalle. A veces es sólo del rival, o del árbitro”, decía el otro día en una entrevista a AS Sergio Scariolo. Hasta los cruces nadie reparará en la importancia de la calidad arbitral pero el caso es que la guerra entre FIBA y Euroliga se ha trasladado al Eurobasket de manera que ningún árbitro de la Euroliga está en el torneo. Hasta 40 colegiados de 29 nacionalidades distintas arbitran en el Eurobasket. Cinco de ellos no tienen experiencia en ningún tipo de evento. Son el búlgaro Martin Horozov, el serbio Sasa Maricic, el japonés Tataki Kato, el ruso Aleksey Davidov y el montenegrino Radomir Vojinovic. Otros, además, llevan muchísimo tiempo alejados de la élite. El letón Arnis Ozols no era designado para un gran evento desde el Eurobasket de 2005. Y el italiano Tolga Sahin, 47 años, sólo tiene en su currículo una Final Four femenina en 2002, hace tres lustros.

El enfrentamiento entre FIBA y Euroliga, que tiene su mejor expresión en Las Ventanas que se inaugurarán el 24 y el 26 de noviembre y para las que el órgano que preside Jordi Bertomeu, director ejecutivo, no ha dejado fechas libres en la competición, se ha trasladado a un sector que podría afectar a las selecciones en este Eurobasket. Figuras arbitrales del tamaño del español Hierrezuelo o Lamonica, Rocha, Lottermoser, Jovvic, Javor, Latisevs, Javor y Ryzhyk (los designados para la última Final Four de Estambul) no están en el torneo. De momento no ha habido grandes sobresaltos arbitrales en la competición pero el momento cumbre del torneo empieza en octavos de final. Entre los seleccionadores, algunos habituales de Euroliga, existe cierta inquietud por saber qué respuesta tendrán entonces los colegiados. El enfrentamiento FIBA-Euroliga suele estar en despachos pero al final siempre se proyecta a la cancha.