España barre a Rumania sin Pau Gasol

Juancho Hernangómez se lució con 18 puntos y Sergio Scariolo dosificó a más de medio equipo en la tercera barrida de España en el Eurobasket. Ganó por 41 puntos (91-50) a la débil selección rumana, un anfitrión que se dio con un canto en los dientes por estar a punto de ganar el primer cuarto a un rival de otra galaxia.

La selección española decidió ponerse la sudadera para atravesar la tercera etapa del Eurobasket, una jornada tirando a pronunciado descenso como muy bien señalaba el libro de ruta. Se sabía de antemano que iba a ser un partido con mucho colorido, con la animosa afición rumana tan voluntariosa como su equipo, notablemente inferior. La tercera victoria española tenía que caer por su propio peso. Ante el panorama, Scariolo sacó la mano por la ventana, comprobó que no soplaba una gota de viento y se permitió el lujo de darle descanso a Pau Gasol. La estrella de la selección se quedó en el banquillo animando plácidamente a sus compañeros y pensando ya en el partido de hoy ante Croacia, previsiblemente el más difícil que afrontará España en la liguilla. Tampoco jugó Abrines, todavía con molestias debido a la lesión que sufrió en el primer encuentro ante Montenegro. España llegaba embalada, irresisible de principio a fin en los dos primeros partidos, resueltos finalmente por 39 y 37 puntos. El tercero cayó por 41.

Pero la placidez de la jornada y la magnitud de la paliza no evitaron algún que otro apuro y las primeras cosillas a corregir. Los rumanos llegaron a ponerse por delante a falta de un minuto para el final del primer cuarto (18-19). Scariolo incluyó a Navarro y Oriola en el quinteto titular. El equipo tardó en poner la directa, atrancado con las pérdidas de balón, sin la gasolina que le suelen suministrar las recuperaciones. Envarado, con ataques más embarullados de lo habitual y falto de puntería, no puso la directa hasta que habían transcurrido 13 minutos. En el carrusel fue cuando el seleccionador dio con el quinteto ideal para defender con más eficacia a los revoltosos jugadores exteriores rumanos. Con dos bases, Ricky y Sergio Rodríguez, con San Emeterio, con Juancho jugando en la posición de cuatro y con Marc Gasol despegó el juego español. Del 23-21 se pasó al 41-27 del descanso.

A partir de ahí, rodó a toda pastilla el equipo español, con una serie de quintetos de los que ya tras el descanso desaparecieron Marc Gasol y Ricky Rubio. Scariolo dosificó a los titulares, perfectamente suplantados por los Hernangómez, Vives, Sastre. Todos sudaron y todos contribuyeron, con un espléndido Juancho a la cabeza con 20 puntos y 12 rebotes, en la tan anunciada tercera paliza que deja a España virtualmente ya clasificada para los octavos, faltaría más, en una liguilla que está despachando como un ciclón, a expensas de lo que suceda este martes con Croacia y el jueves con Hungría.