El Valencia Basket alarga la maldición del anfitrión

Ningún equipo anfitrión ha conseguido levantar el título

El conjunto de Txus Vidorreta batió con sufrimiento a Gran Canaria (63-69)

El Valencia Basket se proclamó este sábado campeón de la Supercopa Endesa, primer título de la temporada ACB que se disputó en el Gran Canaria Arena, tras derrotar por 63-69 al Herbalife Gran Canaria, que no pudo defender su título del año pasado en un partido con una parte para cada uno. [Narración y estadísticas]

De este modo, el campeón de la Liga Endesa comienza la campaña como acabó la pasada, levantando un trofeo, precisamente el último a nivel nacional que aún no tenía en su palmarés. Y lo hizo después de reaccionar tras el descanso ante un rival que dominó desde su defensa, pero que no pudo contener a los ‘taronja’ en la segunda mitad, impulsados por un enorme Fernando San Emeterio, para no romper la maldición del anfitrión en el torneo.

El alero cántabro, pese a agravar su delicado estado físico, lideró la remontada de los suyos con un gran tercer cuarto. El internacional firmó 14 de sus 18 puntos en unos minutos plenos de acierto y fue junto a Bojan Dubljevic (16 y 7 para 25 de valoración) el encargado de acabar con el sueño del ‘Granca’. Sin embargo, ninguno de ellos fue el ‘MVP’, premio que recayó en Erick Green, que no cuajó un gran partido pero decidió en los momentos decisivos.

El conjunto anfitrión decidió aplicar la misma intensidad defensiva que en su semifinal ante el Real Madrid. Menos acertados desde fuera que ante los madridistas, los de Luis Casimiro se hicieron fuertes atrás para comenzar dominando ante un Valencia Basket negado desde la línea de tres (1/8).

Los de Txus Vidorreta intentaban replicar también con fuerza atrás y los dos equipos compartían pérdidas (5). Sin embargó, la aparición de los triples locales comenzó a distanciar a los anfitriones y uno de Markus Eriksson, campeón del concurso previo, ponía muy bien la reedición del título (32-17, min.18).

San Emeterio comanda la remontada

El campeón de la Liga Endesa salió mucho más ‘enchufado’ en los dos lados de la cancha y le endosó un severo parcial de 0-14 para dar la vuelta al marcador ante la incredulidad de la afición del Gran Canaria Arena. Los de Vidorreta tiraban de un sensacional San Emeterio que, pese a sus problemas físicos, destrozaba la defensa local con 14 puntos.

El Valencia Basket se puso por delante en el marcador (39-44), pero el alero cántabro se tuvo que ir al banquillo con algún gesto de dolor. La situación no la desaprovecharon los de Luis Casimiro, que con el empuje de Pablo Aguilar dejó las espadas en todo lo alto para los diez minutos finales (46-48).

Sin embargo, el conjunto valenciano había encontrado la buena línea y poco a poco intentaba abrir brecha en el marcador. Luis Casimiro pedía un tiempo muerto para mejorar las cosas y la grada buscaba jugar su papel apretando y alentando a los suyos, por primera vez a remolque y con problemas.

Markus Eriksson, aún con la ‘muñeca caliente’ del concurso, mantuvo intactas las opciones de los suyos con dos triples seguidos, pero Green apareció para asumir la responsabilidad y replicó con cinco puntos que aseguraron finalmente el triunfo de los suyos.