El Mann Filter, preparado para la liga

Está fino. El Mann Filter se ha impuesto en un reñido partido, que nunca ha llegado a romperse del todo, como un huevo a medio cascar, al Movistar Estudiantes (71-66) en la última bala de fogueo de la pretemporada. Las madrileñas se han mostrado mucho más correosas que el pasado día 9 -cuando cayeron derrotadas por más de veinte puntos-, pero las zaragozanas han sabido sufrir para obtener el triunfo en el partido que las presentaba ante su afición, correspondiente al Trofeo Ibercaja-Ciudad de Zaragoza.

El cuadro de Víctor Lapeña ha salido al parqué bastante enchufado, aunque ha alternado buenos robos y una eficaz presión defensiva con fallos en ataque. Una consecuencia de los nervios iniciales. Aun así, se las han ingeniado para frenar a su rival, que apenas ha sumado 13 puntos en el primer cuarto. Su relativa espesura de cara al aro -más acusada en los porcentajes de tiro que en los 16 puntos que ha sumado en este primer periodo- ha hecho que no se distanciara de su rival. Una igualdad que se ha prolongado en el segundo cuarto. Las jugadoras de Víctor Lapeña han tenido momentos de precipitación que han lastrado algunos prometedores ataques, lo que, unido al resugir de su rival, se ha traducido en una renta favorable de solo un punto al descanso.

Ha sido tras la primera parte cuando han llegado los mejores momentos del Mann Filter, que ha cerrado el rebote, ha metido una marcha atrás y ha endosado un zarpazo de 8-0 en un minuto al Estudiantes (dos grandes triples de Cobi Barbee y Zoe Hernández y una canasta de Gaby Ocete) que no solo ha levantado al público de sus asientos, sino que ha establecido la que, a la postre, ha sido la mayor renta del partido.

El conjunto zaragozano ha endurecido su defensa en los últimos minutos para administrar esta ventaja, pues las madrileñas han peleado hasta el final. Sin embargo, se han visto superadas por un equipo que afronta con confianza el inicio liguero ante el Star Center Uni Ferrol el próximo día 1 en Madrid.