Ben Simmons: por fin, el próximo LeBron James

Giannis Antetokounmpo no es, ni será, el próximo LeBron James. Será MVP y se sentará en el trono de la Conferencia Este cuando LeBron abandone las pistas, pero no será el próximo LeBron. Será algo diferente, evolucionado. El próximo LeBron James lo encontraremos en Ben Simmons.

Tal vez debería haber incluido un condicional en la frase anterior (y si…) pero los hechos, las sensaciones y los números de Ben Simmons apuntan todos en la misma dirección. El base-alero-loquesea de los Sixers es la gran sensación (Antetokounmpo aparte) de las primeras semanas de temporada. Promedia 17,5 puntos, 9,5 rebotes y 7,5 asistencias en sus primeros siete partidos en la NBA. Y eso es lo de menos. Domina encuentros y domina rivales, como anoche a los Rockets de James Harden.

Para que se hagan una idea, LeBron, en su primera temporada en la liga, promedió 20,9 puntos, 5,9 asistencias y 5,5 rebotes. Simmons es menos explosivo que James, más elegante, mezcla buenos tiros con penetraciones en las que parece levitar, pases perfectos con un manejo de balón al que su zurda otorga un añadido algo romántico, para qué engañarnos. Su lesión no parece haber afectado a su físico y sus 2,08 no le impiden correr en contraataque.